En otra galaxia, las reuniones son cortas, eficientes, y terminan con una acción decisiva. ¡Implantémoslo en la Tierra!

Puede parecer una locura, pero las reuniones que se recrean en los episodios de Star Trek, aunque sea ciencia ficción, son mucho más eficientes que las que mantenemos en nuestra vida laboral, real. Según Geoffrey James, colaborador del Portal Inc., hay cinco cosas que podemos imitar de la exitosa serie iniciada en los 60 para hacer nuestras reuniones más productivas.

1. Hacerlas solo si son necesarias.
En Star Trek solo se hacen reuniones cuando el capitán considera que hay que tomar una decisión. Nunca se hacen reuniones para compartir la información o para llegar a un consenso sobre algo que ya se ha decidido, porque hay maneras menos tediosas de hacer esto, como el correo electrónico, que no generan debates interminables y poco decisivos.

2. Asistencia completa y puntual.
Habitualmente en la serie nadie en la serie se pierde una reunión en la que está convocado, ni llega tarde a la convocatoria. Y si lo hace, los demás no pierden tiempo esperándole ni poniéndole al día cuando llega. Cierto es que la televisión no aguantaría este ritmo, pero tampoco tenemos que aguantarlo nosotros en el trabajo.

3. Las aportaciones se limitan a dos, tres frases.
Una vez más, el límite lo marca el medio, pero qué fantástico sería si pudiéramos hacer nosotros lo mismo. Las reuniones se limitan a los asistentes imprescindibles, y cada uno solo tiene tiempo de aportar la información necesaria para tomar una decisión, teniendo que descartar la información adicional.

4. Los conceptos técnicos se simplifican.
Cada vez que Spock o cualquier otro miembro dice algo así como ‘la ruptura causará la oscilación de la barrera de la dimensión interespacial’, alguien aclara qué significa lo que acaban de decir. Evidentemente es un guiño al espectador, pero adivinad qué: la mayoría de los asistentes a las reuniones no manejan la totalidad de los conceptos utilizados, así que una aclaración para garantizar la comprensión no estará de más.

5. La decisión pone fin a la reunión.
Una vez tomada una decisión, en Star Trek no pierden el tiempo cuestionándola, ni planteando conjuntamente como se va a aplicar. Cada uno sabe qué significa el acuerdo para él y que es lo que tiene que hacer a continuación para cumplirlo. No se desperdicia el tiempo ni la energía cuestionando la decisión tomada ni cotilleando sobre su proceso.

Make it so!