Puede que llegue el día en el que la creatividad y los procesos innovadores estén dirigidos por máquinas. Puede que llegue el día en el que sean las máquinas las que decidan en qué proyectos innovadores invertir. Lo dudo, pero puede. Mientras tanto, y hasta entonces.

La innovación está dirigida y ejecutada por personas para personas. (Fuente http://elmiracielos.com/)

Últimamente se está hablando mucho de innovación y creatividad, y las empresas se están dando cuenta que es una buena herramienta para sortear los desafíos, últimamente estoy utilizando mucho esta frase para abrir mis charlas de innovación ““Cuando las metas son cada vez más altas, el contexto es adverso, los recursos escasos las formulas tradicionales se agotan” Mariano Castro

Para esto dentro de RRHH se está gestando una nueva función la de Sponsor de Innovación, son funciones que tienen como objetivo la Innovación y la creatividad pero mirando el desarrollo de las personas, la mejor forma de motivarlos durante la jornada de trabajo. El Sponsor es el encargado de dirigir la Jornada innovadora, realiza las comunicaciones a la compañía y por sobre todo cuida en todo momento los pilares de una buena gestión de personas.

Para esto que mejor que personas de RRHH en esta función. Estas funciones se capacitan y se entrenan para utilizar las herramientas de creatividad e innovación para desarrollar ideas y desarrollan Workshop dentro de la Empresa. Estos Workshop son exigentes, de mucho trabajo pero muy divertidos aclara Mariano Castro Gerente de Administración de Personas de LAN. Las jornadas suelen durar 6 semanas y el encuentro es uno semanal de medio día de trabajo. Los equipos son multidisciplinario participando inclusive personas que no tienen nada que ver con el tema a desarrollar.

Los cerebros tienden a pensar poco y parecido para ahorrar energía”, dice Estanislao Bachrach, profesor de Liderazgo e Innovación en la Universidad Torcuato Di Tella; autor del best seller AgilMente; experto en biología molecular (UBA), con tesis doctoral en la Universidad de Montpellier, Francia, y también investigador y docente en Harvard durante 5 años.

Para que la innovación funcione debes sembrar una cultura innovadora dentro de la Empresa.

Empezar a innovar no es caro,. Sin embargo, poner una lista de ideas no te garantiza que la gente vaya a usarlo para compartir las suyas.

¿Qué es lo primero? Lo primero es crear una cultura de innovación, empezando por la confianza, la colaboración y el intercambio (llámalo gestión, si quieres) del conocimiento y es lo que realizar el sponsor de innovación.

Y la motivación. Porque para colaborar no solamente hay que estar convencido de ello, sino además motivado.

En el libro de Dave Gray The Connected Company, se propone el método POST para la correcta implementación de una empresa conectada, que involucre a todas las partes que se necesite (trabajadores, clientes, usuarios, proveedores, etc.). El nombre viene de People Objectives StrategyTechnology. Lo primero, People, las personas a las que queremos llegar, que queremos conectar. Qué hábitos tienen, cómo colaboran, cómo contribuyen, cómo se relacionan. Si adoptan papeles activos (compartiendo información) o se limitan a comentar o simplemente leer (o incluso ignorar). En base a eso definiremos los objetivos, la estrategia y la tecnología a usar. Pero, lo primero, son las personas.

Innovación para las personas

Innovar no es solo tener ideas brillantes, creativas, que aporten valor. Innovar es llevarlas a la práctica y obtener un beneficio por ello (del tipo que sea). Habrá en primer lugar que sacar la idea adelante, convenciendo a personas para que decidan invertir en ella y convenciendo además a las personas que creen que estas prácticas son pérdidas de tiempo ya que se puede llegar al mismo resultado en una reunión de trabajo. Y, una vez implementadas, tendremos que venderlas: a personas. Y no pocas veces tendremos que negociar con ellos.

Porque esta nueva función?

Toda cultura de innovación que se precie se basa en el intercambio de ideas, de conocimiento, de dar cada cual lo mejor de sí, para lo que está mejor capacitado. Por ello, la cultura de innovación de una empresa debe tener sus cimientos más sólidos en el conocimiento individual y grupal de las personas, cuáles son sus necesidades, sus objetivos, sus anhelos. Pero también sus hábitos. En motivarlas. En saber reconocer su trabajo. En definitiva, en conocerlas para poder involucrarlas y sacar lo mejor que llevan dentro.

Y no perder de vista que, de un modo u otro, las innovaciones están dirigidas a personas. Porque será una persona la que perciba el valor de lo que se ofrece, y decidirá invertir, influir, comprar y/o usar lo que se ofrezca.