Google se olvida de las preguntas imposibles y de los exámenes

Google recibe miles de solicitudes de candidatos de todo el mundo para entrar a trabajar en ella. Quizás por ello, sus procesos de selección tienen una vital importancia. El vicepresidente People Operations de Google, Laszlo Bock, ha sido entrevistado recientemente por The New York Times. El portal Inc. ha aprovechado esta entrevista para redactar los cinco aspectos más curiosos sobre la selección en la archiconocida empresa.

1. Los rompecabezas son inútiles
Durante años, la estrategia de selección de Google era hacer a los candidatos preguntas imposibles de responder como, por ejemplo, ¿cuántas pelotas de golf caben en un avión? Con ellas, querían medir la habilidad de los futuros empleados y su creatividad. Pero, en la práctica, según Bock esto no sirve de nada, sólo para que el seleccionador se sienta superior.

2. Nadie es bueno en la selección
Hace años, Google revisó decenas de miles de entrevistas de trabajo y analizó los candidatos y su posterior desempeño en la compañía. Quería así conocer si realmente sus procesos de selección habían sido los mejores. Acabó afirmando que es todo cuestión de azar del propio entrevistado, por eso ahora utiliza una matriz de valoración para evaluar los candidatos.

3. Un valor preciado: la consistencia
Uno de los perfiles más difíciles de contratar son los líderes, porque sus cualidades son más “ambiguas” que las de, por ejemplo, un programador. Pero, entre estas cualidades intangibles de los líderes encontramos la consistencia.

4. Los empleados puntuan a sus directivos
En la mayoría de empresas, los gerentes y managers son los encargados de revisar el desempeño de sus subordinados. En Google, además, han lanzado una encuesta anual en la que los propios empleados puedes analizar a sus directivos. La encuesta mide aspectos como si realmente el manager trata con respeto a sus trabajadores. Google recopila la información extraída sobre cada manager y lo comparte con su responsable.

5. Los exámenes no importan
Antiguamente, Google analizaba los expedientes académicos y varios exámenes de sus candidatos. Hoy en día, han dejado de hacerlo y es que ahora son de la opinión que las habilidades que uno requiere en la universidad son muy diferentes años después, igual que la persona en sí misma.