La percepción obedece a los estímulos cerebrales logrados a través de los 5 sentidos, vista, olfato, tacto, auditivo, gusto, los cuales dan una realidad física del medio ambiente. En un curso que realice hace muy poco estuvimos estudiando como la percepcion condiciona la manera de acercarnos a la otra persona. La conclusion de esta materia fue tenemos que hacernos de mas datos para emitir una opion del otro, pero navegando por Internet encontre esta nota que nos puede ayudar un poco mas que no es tan sencillo aplicar lo antes dicho.

Fuente SARA AZOGUE GARZÓN

El efecto halo, en psicología, es un fenómeno según el cual las personas tendemos a asociar características de personalidad a alguien basándonos sencillamente en su imagen personal, en el sentido de que si eres atractivo tienes más posibilidades de que los demás piensen que, además, eres simpático o buena persona.

Susan Boyle

También existe el efecto halo negativo, que es lo-mismo-pero-al-revés, es decir, si tu imagen es sucia y desaliñada o tienes una cara difícil de mirar te resultará más complicado saltar la barrera emocional del resto de personas a fin de que tengan una buena opinión de ti.

Esto es algo en lo que todos caemos, si no me creéis pensad en vuestro grupo de amigos/as y en cómo cuando había un chico/chica nueva, no digo guapo sino atractivo, automáticamente todos los miembros del grupo del sexo opuesto decían “Y además es simpático”, cuando para la otra mitad estaba claro que era más soso/a que un cascabel sin relleno. En el caso de las mujeres (y esto es mi apreciación personal) es curioso porque pensamos que somos más objetivas y que no somos tan indulgentes con el tío alto, moreno y fuerte que acabamos de conocer, pero luego caemos enganchadas en cualquier historia del tipo “me gustan los cachorritos”. Es el mismo efecto y caemos igual.

En estos últimos tiempos se nos insiste mucho en el cuidado de la imagen personal, en que la primera impresión es la que cuenta y que no hay segundas oportunidades, y es cierto que es necesario estar atento a estos detalles para proyectar la mejor imagen posible de cara a entrevistas, clientes, jefes, visitas… sin perder nunca de vista nuestra identidad y naturalidad.

Pero como profesionales de Recursos Humanos tampoco podemos perder de vista que tratamos con personas y que la mayoría de personas tendrán una definición de buena imagen diferente de la nuestra, así que no sería justo dejarnos llevar por ella a fin de valorar lo más adecuadamente posible las capacidades y actitudes de los candidatos.

La tolerancia, el respeto y la paciencia son cualidades más que deseables en cualquier trabajo relacionado con personas y en cualquier área de RRHH, no podemos dejarnos llevar por una primera impresión positiva ni negativa, debemos esperar a conocer al candidato adecuadamente y tomar una decisión objetiva en base a la conversación mantenida.
Como conclusión, os propongo dos ejercicios:

En el primero de ellos, prestad atención la próxima vez que conozcáis a alguien atractivo o poco agraciado a las reacciones del resto del grupo y valorad individualmente si sus opiniones se corresponden con lo que habéis observado acerca del recién conocido.

En segundo lugar y como broma para apoyar mi teoría de que las mujeres percibimos otro tipo de efecto halo, fijaos en la apariencia de las parejas que hay a vuestro alrededor (cualquiera que veáis por la calle) y pensad en lo siguiente: ¿a que hay muchas más parejas compuestas por mujer guapa-hombre feo que al revés?